LEJOS DE LAS LUCES Y EL PROTAGONISMO SE DESPIDE EL ONCE CALDAS  2020.

Se cierra un ciclo en el Once Caldas, no solo eliminado en el temporada 2020, sino de la era Kenworth con Jaime Pineda y Tulio Mario Castrillón, que dejo más oscuros que claros, con más intenciones y plata, que conocimientos e inversiones; ya en el 2021 de la mano de Jorge Alberto Guerrero el colombo-ecuatoriano y sus socios, con quienes se espera retomar la grandeza en el concierto futbolístico internacional del Campeón de la Copa Libertadores 2004 (Foto cortesía onceccaldas.com.co)
EL ONCE CIERRA  UN CICLO DE  OSCURANTISMO, CON  BUENAS  INTENCIONES, PERO MALAS DETERMINACIONES…
Nov 13, 2020
Show all

LEJOS DE LAS LUCES Y EL PROTAGONISMO SE DESPIDE EL ONCE CALDAS  2020.

Así solo y en silencio se despide el Once Caldas de esta temporada, en el torneo del covid, donde pocas fueron las cosas buenas, mas allá de una nómina adornada por juveniles que merecen una oportunidad para salir del bochorno en el que se movió el equipo de Manizales en este curso, el partido 20 de la temporada 2020, se jugará este domingo 15 de noviembre, ante el Tolima en Ibagué, sobre las 6 de la tarde (Foto cortesia, oncecaldas.com.co)

Así solo y en silencio se despide el Once Caldas de esta temporada, en el torneo del covid, donde pocas fueron las cosas buenas, mas allá de una nómina adornada por juveniles que merecen una oportunidad para salir del bochorno en el que se movió el equipo de Manizales en este curso, el partido 20 de la temporada 2020, se jugará este domingo 15 de noviembre, ante el Tolima en Ibagué, sobre las 6 de la tarde (Foto cortesia, oncecaldas.com.co)

No podía ser más lúgubre y triste la despedida en este atípico  año futbolero para el Once Caldas, el blanco se va en silencio, sin vanidades ni protagonismo, lejos del ruido y las celebraciones, Ibagué será su última estación antes de cerrar este curso 2020, que dejo verdades tan ciertas como dolorosas, a la espera que los días por venir sean más generosos con los hinchas del equipo de Manizales que en esta temporada  sintieron las penurias de los malos resultados, la mala planificación y los tristeza de ser perdedores en un fútbol discreto, en  un torneo pobre, o en un pobre torneo…

Más allá de lo deportivo que fue plano y oscuro, el equipo se va sin su Técnico en la raya, en proceso de recuperación, pero cuestionado por sus estrategias, su gran base de jugadores en confinamiento  por cuenta del covid y en interrogante por sus  discretas ejecutorias,  los dirigentes extraviados y a punto de ceder el manejo del equipo así no lo cuenten,   en una extraña  forma de mantener en secreto lo que no es secreto y  el mundo del Blanco  sabe, pero ellos quieren silencio  por  cuenta de no ser noticia,  en una venta que ya fue noticia, disfrazada de “socios estratégicos”

 

HIMNO NACIONAL.

 

Ahora los seguidores del Campeón de la Copa Libertadores 2004,   solo quieren entonar  la primera estrofa del Himno Nacional de Colombia cuando dice “ceso la horrible noche” que no se refiere solo a este año patético y lúgubre,  sino  a la admiración que está por terminar en cabeza  de Pineda, Castrillón y compañía, que se irán con sus fantasmas y temores a pasearlos en  sus tractomulas que son su negocio y su razón de ser.

Pero no todo fue malo, en medio de las  limitaciones y las miserias de una nefasta administración con  nominas pobres y cortas, se rescata la aparición de jóvenes jugadores que prometen un mejor mañana,  para un equipo que merece  un  futuro promisorio y  que la historia  le obliga a lucir en el concierto futbolístico internacional, que es el  escenario  que requiere el Once Caldas y su hinchada.