EL ORGULLO  DE PENSILVANIA EN LA SELECCION COLOMBIA Y EN EL AMERICA CAMPEON.

Además de ser jugador de fútbol, a sus 21 años ya representa una empresa española que busca llevar jóvenes jugadores a las universidades de los Estados Unidos a través de becas, Juan Manuel Llano le quiere devolver la ilusión a los talentos para que puedan debutar a los 22 o 23 años en el balompié profesional.
“VOLVI  A NACER EN EL FUTBOL  DE  LOS ESTADOS UNIDOS…”
Jun 27, 2020
Las siete temporadas que jugó Jefferson Farfán en el Schalke 04 de la Bundesliga han quedado en el recuerdo de los hinchas del cuadro de Gelsenkirchen. Las buenas actuaciones del peruano se vieron coronadas no solo con la obtención de un par de copas locales, sino también con verdaderos golazos. (Foto cortesia, RPP)
FARFÁN DERROTÓ EL COVID-19 Y ACELERA PARA SER TITULAR EN LOKOMOTIV DE RUSIA. EN ALEMANIA, LA BUNDESLIGA LO RECUERDA CON UN GOLAZO.  
Jul 3, 2020
Show all

EL ORGULLO  DE PENSILVANIA EN LA SELECCION COLOMBIA Y EN EL AMERICA CAMPEON.

Natalia Giraldo Álzate, a sus 17 años es la gran alternativa para el arco de las selecciones femeninas del fútbol Colombiano, aquí en el Parque de Pensilvania, donde nació hace 17 años, esta es una población productora de madera, agrícola y pecuaria, con cerca de 30 mil habitantes, al oriente del Departamento de Caldas, ya fue campeona con el América y ya sueña con el balompié de Europa. (Foto cortesía, Claudia Álzate)

Natalia Giraldo Álzate, a sus 17 años es la gran alternativa para el arco de las selecciones femeninas del fútbol Colombiano, aquí en el Parque de Pensilvania, donde nació hace 17 años, esta es una población productora de madera, agrícola y pecuaria, con cerca de 30 mil habitantes, al oriente del Departamento de Caldas, ya fue campeona con el América y ya sueña con el balompié de Europa. (Foto cortesía, Claudia Álzate)

NOTI-TARANTELAZOS.

En plena juventud, apenas a la salida de su adolescencia,  ya lo ha ganado todo,  o casi todo en el naciente fútbol femenino de Colombia, en su primera  temporada se hizo campeona con el América de Cali, además fue elegida como la mejor arquera del torneo, es Bicampeona Panamericana, tercera de  Copa Libertadores, hace parte de los proceso de la Selección Colombia de mayores, sub.17 y sub.20,  le dicen “Pensil”  la caprichosa abreviatura que sus compañeras  encontraron  para bautizarla cuando apenas llegó  y le preguntaron de donde era…ella tímida solo dijo “de Pensilvania”, a lo mejor sus amigas no sabían ni donde quedaba…pero ella si lo sabe y además  tiene muy claro,   de donde viene y para donde va…

Se llama  Natalia Giraldo Álzate, nació arriba en pleno espinazo de la Cordillera Central,  allá donde las montañas se hacen más agrestes y el aire pesa más, allá donde pareciera el fin de la civilización, por donde nuestros colonizadores  vencieron la manigua y conquistaron los ríos embravecidos, por donde pasaron los arrieros a lomo de mula en busca de  sembrar vida, allá donde se ven espectaculares  paisajes  y el sol parece más radiante, allá en Pensilvania Caldas,  en la “Perla del Oriente”

DESDE NIÑA.

“Empezó a jugar desde muy niña de la mano de su hermano mayor, John Felipe quien no trascendió en el balompié,  pero fue quien le mostró el camino de la  pelota” cuenta orgullosa su Madre  Claudia Marcela Álzate, guía,  amiga y cómplice, su padre es John Jairo Giraldo, ambos nacidos y criados en la tierra donosa y fecunda como reza el himno de Pensilvania.

Además  anota “A ella le encanta ir a su pueblo,  se lo goza y lo disfruta, allá permanecen sus abuelitos paternos   Luis Abel Giraldo y María Ubelia Castrillón, recorre sus calles, va a la finca, toma kumis, come de todo, le encanta estar en Pensilvania, donde vivió hasta sus 6 años de edad”.

Su familia por temas laborales y de oportunidades se fue a Cali donde han vivido felices y donde les  ha ido muy bien.

Natalia nació un 19 de mayo de 2003 en Pensilvania y encontró en Cali “un ángel” Carolina Pineda, que además se convirtió no solo en su profesora en la Escuela Atlas CP, sino su compañera de equipo y guía en el difícil mundo del fútbol,  Carolina la vio, la llamó  y la becó,  al igual que a su hermano,  además para que la pudiera acompañar  a los entrenamientos.

DELANTERA.

“Pensil” no empezó como arquera,  inició como delantera, pero luego Carolina,  que es la dueña del Club Atlas,  le vio  cualidades y la dejó en la portería y ahí se consolidó.

“Ella es hincha del América y es  feliz”, dice su madre y anota que “De  niña la matriculaba  en todo,  patinaje,  natación, danzas, pero solo le gustaba el fútbol, esa es su verdadera pasión” acepta y confiesa con cierta nostalgia, “Nosotros siempre la hemos apoyado y lo seguiremos haciendo, pero siempre me parcia un poco extraño la niña juagando fútbol, pero buena esa es su pasión y gracias a Dios le va muy bien”. Dice su progenitora.

Por ahora tiene contrato con el  América hasta finales de 2020, pero sueña con ir a Europa, sabe  que está muy joven y hay mucho por recorrer, pero Europa es su idea.

CON UN ESPECIALISTA.

Consultamos con el Periodista de Caracol Cali,  José Alberto Ortiz,  experto en fútbol femenino y quien conoce muy de cerca la carrera de la precoz arquera caldense  y esto conceptuó de ella:

“Estamos ante un talento natural que lo han venido puliendo y seguramente lo van a pulir mucho más, Natalia a su muy corta edad ha logrado cosas importantes,  como el título de la Liga del  Fútbol en Colombia con el América de Cali y luego su participación en Copa Libertadores con una destacada actuación, esa corta edad no ha sido inconveniente para lograr todos estos éxitos”.

Respecto a sus cualidades dice: “Tiene muchas cualidades,  como ser muy buena atajadora, le encanta volar, como se dice vulgarmente “se le tira a todo” ella vuela así no alcance” anota.

También hay aspectos por mejorar:

“Tiene cosas por mejorar, incluida su estatura, es uno de sus factores en contra, la mujer colombiana por naturaleza es pequeña, no son muy espigadas las arqueras que tenemos en Colombia, pero su habilidad y flexibilidad compensan esa falta de estatura, que se nota más cuando la pelota viene de costado, en los centros le cuesta un poco” recalca

Hablar más y ser más líder,  anota el comunicador:

“Es fundamental que las arqueras  se conviertan en lideres porque desde atrás pueden ver muy bien el fútbol y tal vez le falta expresarse un poco más, orientar un poco más a sus compañeras, perder la timidez, ser mas expresiva, gritar cuando tenga que gritar para acomodar a su equipo, lo que puede ser natural por su edad y le falta experiencia, le falta  recorrido  no obstante los logros tan importantes que ha alcanzado”.

El futuro, para Ortiz.

“Con la Selección Valle, con América y la Selección Colombia,  ha mostrado habilidades que le permiten estar allí pelando un puesto en la titular del equipo nacional en su categoría y en mayores”.

LA GENETICA.

“Ojala su parte genética le ayude, ojala se desarrolle un poco más, cuando adquiera  una madurez física, anatómica,  encontremos que quede un poco más alta, para que le ayude a suplir las necesidades en ese aspecto” concluyó  el Periodista tolimense radicado en Cali

Aspectos en los que la jugadora también coincide y  lo manifestó en una  entrevista con el Diario El País de Cali, cuando le preguntaron en que debe mejorar ella dijo:

“En salir a cortar los centros y hablar,  soy una arquera muy callada bajo los tres palos”

Cuando le indagaron  por sus virtudes y como se siente mejor dijo:

“Volando y atajando, es mi fuerte”.

Su futuro lo tiene claro:

“Seguir  hasta que el fútbol me dé, pero también creo que es necesario estudiar, me gustaría ser profesional en deporte y jugar en Europa”

FIGURA Y CAMPEONA.

En la final de la Liga 2019 ante el Medellín no solo fue campeona, sino que la eligieron como la figura del partido.

“Mide 1.70,  era muy pequeña, pero la han ido estirando,  ella fue “ochomecina”, dice su Madre que además es su guía, consejera y amiga

Natalia es de  los pocos deportistas que se da el lujo de pertenecer a tres proceso diferentes de Selección Colombia, ha sido convocada a la sub.17, sub.20 y a la Selección de Mayores, de hecho sueña con estar en el próximo  Mundial en Australia y Nueva Zelanda.

Ella con su familia lleva 11 Años en Cali, quienes la conocen dicen que es una niña, carismática, callada, calmada, de poca rumba, ni novios, su vida es entrenar,  jugar y estudiar,  es buena estudiante, ya terminó  el bachillerato.

Es Bicampeona Suramericana, con Santander y con América, en torneos Conmebol.

AL EXTERIOR.

A sus  17 años ya tiene  opciones para ir al exterior, aún no cuenta con  empresario, eso sí hay muchos interesados que ya han preguntado por ella,  pero aún no, está muy joven y hay tiempo, ahora cuenta con Carolina  Pineda, compañera y amiga, además jugadora de Selección Colombia que con seguridad le indicará el mejor destino y le ayudará  a tomar las mejores decisiones.

Por ahora entrena   todo el día de forma virtual con el América y con la Selección Colombia, para varios compromisos que tiene pendientes, mientras dura la pandemia y se define que va a pasar con la Liga Femenina en Colombia.

En el 2018 fue invitada por la Selección Santander a un torneo internacional donde también fueron campeonas y la valla menos vencida, con la Selección Valle igual, se ganaron un viaje a Disney y una beca para estudiar inglés, en todos los torneos de las categorías menores en Colombia ha sido la menos vencida.

UNA REALIDAD.

Sin duda Natalia es una realidad del fútbol femenino en Colombia,  que vio la luz  en esas  tierras de Dios,  descendiente de los indios Pantágoras, que como municipio Pensilvania nació el 18 de diciembre de 1872 y  hoy cuenta con cerca  de 30  mil habitantes.

Patria chica  de grandes personajes, pocos del fútbol,  pero para orgullo de sus paisanos  de la Arquera del América Campeón y de futuras selecciones nacionales, donde se  inmortalizará  la popular  “Pensil” un talento que brotó  en tierra fértil, que sabe de dónde viene y para donde va…