CANADA,  DESTINO DE UN MANIZALEÑO ATREVIDO E  INTREPIDO, TRAS LA PELOTA.

Andrés Felipe Rozo, es otro manizaleño que conquista el mundo con sus conocimientos de Director Técnico, estudio en Alemania, Chile y Colombia, es el Asistente Técnico del Cobreloa de Chile y sueña con orientar el Once Caldas, el equipo de su tierra.
ANDRES FELIPE ROZO, UNA VOZ QUE SUENA, SUEÑA Y GRITA EN EL DESIERTO CHILENO…
Jun 23, 2020
Además de ser jugador de fútbol, a sus 21 años ya representa una empresa española que busca llevar jóvenes jugadores a las universidades de los Estados Unidos a través de becas, Juan Manuel Llano le quiere devolver la ilusión a los talentos para que puedan debutar a los 22 o 23 años en el balompié profesional.
“VOLVI  A NACER EN EL FUTBOL  DE  LOS ESTADOS UNIDOS…”
Jun 27, 2020
Show all

CANADA,  DESTINO DE UN MANIZALEÑO ATREVIDO E  INTREPIDO, TRAS LA PELOTA.

Felipe Andrés López, un manizaleño que hace más de 10 años decidió irse a triunfar a Canadá, objetivo que ratifica con sus trabajos, en 2015 fue Voluntario FIFA al lado de la Selección Colombia, en el Campeonato Mundial Femenino, es Profesor de Educacion Fisica y hace poco fue elegido como el mejor Técnico de Fùtbol de la zona de Quebec, es un enamorado de su país y orgulloso siempre muestra su bandera y su origen.

Felipe Andrés López, un manizaleño que hace más de 10 años decidió irse a triunfar a Canadá, objetivo que ratifica con sus trabajos, en 2015 fue Voluntario FIFA al lado de la Selección Colombia, en el Campeonato Mundial Femenino, es Profesor de Educacion Fisica y hace poco fue elegido como el mejor Técnico de Fùtbol de la zona de Quebec, es un enamorado de su país y orgulloso siempre muestra su bandera y su origen.

 

…Y como dice el viejo libro “La vida le pertenece a los intrépidos” y este sí que lo es, hace más de 10 años se fue a Canadá a desafiar las crudas temperaturas de hasta -40 grados en invierno y las tormentas de nieve que pueden llegar a superar los 30 o 40 centímetros de alto en parques y calles, pero su pasión le dio para eso y sus sueños van en ese camino, él a fuerza de trabajo, malicia indígena y tenacidad,  ya se ha ganado un espacio, todo gracias al inconfundible idioma del fútbol.

 

Es la vida de Felipe Andrés López Molina, un Licenciado de Educacion Fisica y Recreación de la Universidad de Caldas, nacido en Manizales, quien un día decidió dejarlo todo e ir a buscar sus sueños a  Canadá y allí esta con su esposa y sus tres hijos, haciendo patria y superando los desafíos que van desde el clima, hasta el idioma.

 

JUGADOR DE FUTBOL PROFESIONAL.

 

Nacido un 20 de julio de 1982, este vecino del  Barrio Los Nogales,  toda su niñez la anduvo detrás de los partidos  de su padre en los equipos de la empresa, la Chec, donde  se  jubiló Don Miguel Ángel López, su Mamá es  Martha Lucia Molina, quien le entregó la mayor parte de su vida a la ya desaparecida Tejidos Única como Secretaria, su familia la complementan tres hermanas.

 

“Siempre quise ser jugador de fútbol profesional, pero el nivel no me dio, entones decidí  entrar a estudiar a  la Universidad de Caldas, Educación Fisica, para estar cerca del fútbol y del deporte, que son mi pasión y mi vida” acepta y añade, “Mis papas querían que estudiara Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional, pero yo quería esto, igual ellos siempre me han respaldado y apoyado” advierte.

 

CON DON HERNAN.

 

Durante los 5 años de universidad tuvo la oportunidad de trabajar como entrenador con varios clubes  de Manizales:

 

“Mi primera experiencia fue en Asofutbol con Don Hernan Castaño, quien me dio para dirigir  mi primer equipo cuando  yo solo tenía 18 años y los niños tenían 8 y 9 años, fue una lida experiencia y el empezar a cristalizar el sueño de estar cerca del futbol” dice

 

Por su juventud, al principio le costó imponer  disciplina, pero el estar en la universidad le dio los elementos,  los argumentos y las ideas para controlar un grupo, así fuera de niños.

 

Después trabajó como entrenador con el Club Talentos LANS  ya en el tercer  año de la universidad y los desafíos eran todavía más grandes para él, porque ya estaba con categorías más competitivas.

 

De ahí paso a ser el Preparador Físico y Asistente Técnico del Club  Once Deportivo, por la oportunidad brindada por Gilberto “El Fantasma” Cardona,  donde pudo vivir  una final de Copa La Patria, que perdieron 1×0 ante el Once Caldas,  “Pero la tuvieron  que luchar mucho para ganarnos, el profe Gilberto los tenía muy bien trabajados en la parte táctica y futbolística” recuerda.

 

Trabajó con el Profesor Julio Cesar Ocampo en el club  Coocalpro en las categorías de base, más la preparación física en las categorías competitivas, hasta el equipo de Primera C, también trabajó con varias categorías de Selección Caldas.

 

RUMBO AL NORTE.

 

Cuando se  graduó como Licenciado  en  Educacion  Fisica,  tuvo en su cabeza la idea de salir a enfrentar otros desafíos y continuar en el proceso de crecimientos y aprendizaje, para seguir acumulando experiencias y tallando la mente en el saber detrás de la excelencia, la realización, personal, profesional y familiar.

 

“ESTAS LOCO, PERO CHAO…”

 

“Salí de Manizales en 2009 para Quebec Canadá,  en busca de  otros desafíos y oportunidades, al principio las personas me decían  que estaba loco por que en Canadá no había fútbol, pero yo seguí adelante y empecé el proyecto con la ayuda de  mi esposa y la verdad fue muy difícil pues al principio aprender un idioma nuevo como el francés, una cultura nueva, el clima que puede bajar hasta -40 c en Quebec era difícil” recuerda.

 

“Lo más complicado era empezar de cero, porque nadie te conoce, tampoco tu trayectoria de trabajo, así que empecé en oficios varios, mientras conocía bien la ciudad, el idioma y el entorno”.

 

Las primeras actividades en “la vieja capital” como le dicen a Quebec, situada a orillas del Rio San Lorenzo,   fueron trabajos para empezar a aprender el francés  que es el oficial de esta ciudad con cerca de 550 mil habitantes y era lavar platos, ayudar en supermercados, actividades comunitarias etc.

 

Pero tenía claro el objetivo, por eso de forma tímida se fue acercando a los parques y a las canchas, para ver como jugaban fútbol y saber cómo lo practicaban en esta zona de Canadá.

 

EL IDIOMA Y HA JUGAR.

 

“De entrada los escuchaba hablar y era súper difícil de entender,  por lo rápido que lo hacían y un día decidí  meterme a jugar con ellos y la verdad era una sensación increíble, no conocía a nadie y también pensé que nadie me entendería lo que fuera a decir,  pero fue todo lo contrario, fue genial me sentí  como en casa y jugué como dos horas a 35 ° centígrados, pero eso no importaba, era simplemente el placer de jugar  e ir haciendo amigos, todo gracias al idioma universal de la pelota”. Dice este licenciado y añade:

 

“Con el tiempo fui conociendo más gente y costumbres, me  contacté con un club de fútbol y ahí comenzó otra aventura, empecé a dirigir niños de 8 años y a  estudiar  el francés para poder trabajar como profesor en Educación Física en Quebec”.

 

EL APOYO  FAMILIAR.

 

Tatiana Espinoza es su compañera de viaje en esta aventura, ella es Terapeuta Ocupacional,  sus hijos son Federico de 12 años, está para iniciar el bachillerato, Ricardo de 7 años y la niña María Salomé, los dos menores nacieron en Canadá, el mayor es colombiano.

 

Y como la vida pone a cada uno en su lugar, ella Tatiana como profesional en el área de la salud,  en esta pandemia ha estado en primera línea, ayudándole a muchas personas para que sus casas estén bien adaptadas para poder vivir mejor y afrontar este virus de la forma más saludable, “ella es nuestra heroína en tiempo de pandemia” dice orgulloso Felipe.

 

LO MÁS DURO.

 

Pero igual acepta que hay cosas muy duras como la primera Navidad y fin de año a menos 35 grados  centígrados, con 25 centímetros de nieve en las calles,  lejos de casa, lo que lo hizo reflexionar en medio del gélido invierno canadiense, hasta decir  “Esto es lo que nosotros queremos para nuestra familia…?”

 

Pregunta que de inmediato encontró  respuesta cuando pensó: “Gracias a Dios estamos juntos y tenemos muchos amigos que son nuestra familia adoptiva y te ayudan a pasar esos momentos difíciles”.

 

Con el transcurso del tiempo y el mejorar  la interpretación del  idioma,  se le abrieron más puertas y trabajos, hasta llegar a la Liga de Fútbol de Montreal como Asistente de una Selección Regional, donde quedaron Campeones 3 años de forma consecutiva.

 

MEJOR ENTRENADOR DEL AÑO.

 

“También con la misma Liga fui entrenador del programa “sport-étude” durante 7 años,  después fui entrenador de Arqueros de la Universidad de Quebec “UQAM” donde quedamos subcampeones, a los dos años se me dio otra oportunidad como entrenador a nivel colegial Cegep Jean Brebeuf, con ellos quedamos campeones 4 veces consecutivos a nivel local, regional y provincial”.

 

Pero en la medida que el proceso de adaptación continuó los resultados mejoraron, “Unos de mis grandes momentos fue con el Club de Fútbol de Fabrose 18 AAA, donde quedé  Campeón de la provincia de Quebec y fui nominado como Entrenador del Año”, alegría total y los sueños en plena realización, para un apóstol del trabajo.

 

También  laboró con las Escuelas del F.C. Barcelona de España, en esa región de Montreal y Quebec.

 

“NADIE IRA HA ENTREANAR EN EL INVIERNO”.

 

Dice que los días difíciles para entrenar son las  épocas de invierno pues puedes salir de tu casa con temperaturas de -15 grados centígrados, hasta -30, o también te puedes encontrar con tormentas de 20 hasta 40 centímetros  de nieve, en las carreteras.

 

“Al principio pensé que yo sería el único en ir a las  practicas, pero para mi sorpresa los jugadores y padres llegaban igual como si fuera un día normal,  como cualquier otro, se hacen las prácticas que por lo general duran una  hora,  porque no hay muchos centros interiores, así que hay que compartir todo el tiempo las canchas con los otros equipos”. Cuenta.

 

CON LA SELECCION COLOMBIA.

 

Como buen colombiano, entrador y recursivo, se ideo la forma de vivir uno de los momentos más mágicos en esta aventura,  el acercarse nada más y nada menos que  a la FIFA en el Mundial  Femenino Canadá 2015, que se realizó del 6 de junio al 5 de julio, donde Estados Unido fue el campeón, allí tuvo  la oportunidad de estar en el Departamento de Logística como Voluntario en el Staff Técnico, pero  al lado de la  Selección  Colombia, la cual hizo una excelente presentación, con grandes equipos como Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

 

EN EL EJERCICIO.

 

“En este momento soy Entrenador el Club de Fabrose 13AA mujeres,  que tiene como objetivo calificar a la categoría principal que es el AAA, también soy Profesor de Educación Física en la ciudad de Laval que pertenece a la provincia de Quebec”.

 

Felipe en medio de sus añoranzas dice que le gustaría volver a Colombia y dirigir en un equipo profesional o trabajar con los equipos de base y poder implementar algunos proyectos para el fútbol de Manizales y Caldas.

 

NOSTALGIA.

 

“Estar lejos de mis padres y mis hermanas es lo más difícil, mucho más que por ejemplo  estar  a -35°centigrados  o con tormentas de  nieve, eso uno se adapta a todo eso” apunta

 

“El frío puede durar 5 meses, el otoño es muy lindo por los colores,  pero llega un momento donde ya caen la hojas  de los árboles  por que los vientos son muy fuertes  y después de eso ya se sabe que el invierno  va  a iniciar y la temperatura va a empezar a bajar gradualmente y hay que preparar todo, ropa, casa, carro,  para el frio, pues la primera nevada puede caer en cualquier  momento”.

 

“Estos objetivos nos  han tomado ya más de 11 años, en una aventura que ha tenido muchas subidas y bajas, pero al final el sacrificio te dará los resultados” consigna en letras mayúsculas este infatigable luchador que ha superado todo:

 

El frio, el calor, la nieve, el idioma, la distancia y las ausencias, porque entiende que lo mejor está por venir al lado de la pelota, a  sabiendas que el mundo le pertenece a los intrépidos…como lo aprendió en un viejo libro de saberes y dichos,  escrito para hombres exitosos y mentes privilegiadas, capaces de poner el mundo a sus pies, con el universal  idioma del futbol y la única arma que no miente: El trabajo…